Vehemente y apasionada, Fiorella abandonó todo para llegar a Lima en busca de un sueño que hoy es realidad: ser actriz. Una carrera de Administración y, sin duda, muchos corazones rotos fueron algunas de las cosas que dejó en su natal Trujillo.

 REVISTA "COSAS HOMBRE"
Fiorella Flórez Villegas
Fiorella Flórez Villegas

press to zoom
Fiorella Flórez Villegas
Fiorella Flórez Villegas

press to zoom
Fiorella Flórez Villegas
Fiorella Flórez Villegas

Como actriz, Fiorella ha participado en más de diez producciones.

press to zoom
Fiorella Flórez Villegas
Fiorella Flórez Villegas

press to zoom
1/11
 

A Fiorella tuvieron que convencerla para que participara en el concurso de belleza Miss La Libertad 2005, en Trujillo. A ella nunca le gustó ese tipo de certámenes, pero sabía que aquella podía ser la mejor oportunidad para dar el primer paso en pos de su sueño: estudiar actuación en Lima y convertirse en actriz. Desde que la preciosa Fiorella tiene uso de razón, siempre quiso dedicarse al teatro: “Actuaba siempre, desde el nido y en el colegio. En secundaria escribía guiones que me inventaba y en los que obviamente era la protagonista”, dice con un gesto coqueto que hace recordar a Débora Ordinola, su personaje de “Al fondo hay sitio”. 

 

Luego de ganar el concurso y convertirse en Miss La Libertad, Fiorella llegó a Lima para participar en el Miss Perú 2005, donde quedó finalista… pero aquello era lo de menos: el primer paso estaba dado y pronto estudiaría en los talleres de actuación de Alberto Isola y Roberto Ángeles, a quienes considera sus maestros. A sus 19 años, Fiorella había preparado su maleta para quedarse un mes en la capital, y ya va quedándose casi una década, en la que ha conseguido forjar una importante carrera en la TV y el teatro. 

 

Inicialmente, sus padres pusieron el grito en el cielo, claro está. “Me querían matar. Estaba dejando una carrera de Administración a medias, pero tenía 19 años y sentía que podía conseguir cualquier cosa”. Fiorella no se equivocaba, y ahora sus padres, desde Trujillo, son sus más grandes admiradores, sin contar a los compañeros del barrio y de la escuela, quienes sin duda aún suspiran por ella.

 

La actriz no puede ocultar su fascinación por las tablas: “El teatro me gusta mil veces más que la televisión. Es algo que no quiero dejar de hacer nunca, me llena de una manera incomparable”. Y aunque usted no lo crea, Fiorella prefiere interpretar villanas, pero ante nuestros ojos siempre será buenísima.

 

Fotos de Alejandra Vera.

Lee la nota completa en Cosas HOMBRE 38.

 

Fuente: COSAS HOMBRE